“YES” AL EMPRENDIMIENTO

En noviembre del año pasado, Bob, Rocío Núñez, Coordinadora Nacional del Programa Luz Verde, y yo, visitamos la fundación Investing Hope en Bogotá, para aprender acerca de su proyecto de emprendimiento y ahorro con estudiantes. ¡Fue muy impresionante!

Este es el Grupo YES en Mesa de los Santos.

Este año, el proyecto fue traído a Santander participando en 6 grupos, dos en colegios rurales y 4 en FANDIC. El tamaño de cada grupo va entre 12 a 18 estudiantes.  Nuestro primer año piloto, Rocío es la facilitadora de todos los grupos, a su vez comprometida en capacitar a otros facilitadores con el Programa Luz Verde, porque queremos abrir otros grupos el año entrante.

Bob y yo visitamos los clubes de YES en la Mesa de los Santos y en FANDIC. Nosotros estamos enamorados con el entusiasmo con el cual se han manifestado los grupos del proyecto, y trataremos de transmitirles a ustedes algo de este entusiasmo.

Las y los estudiantes entregan sus ganancias.

Entre los primeros puntos del orden del día es: las y los estudiantes entregan sus ganancias al comité escogido, aquí se registra el ingreso y el saldo, entre las ganancias y la cantidad que adeuda para comprar material prima.

Seleccionar dulces para colocar en los pinchos.

Rocío les muestra cómo se va a construir cada pincho.  Los estudiantes seleccionan 3 dulces grandes y 4 dulces pequeños para colocar en cada pincho.

Dos estudiantes de FANDIC construyen sus pinchos.

Quienes están en FANDIC reciben asistencia que les ayuda en el proceso. Esta experiencia se usa como un momento de enseñanza, para fortalecer los procesos terapéuticos, refuerza: cantidades, colores y tamaños relativos. También ayuda a desarrollar las destrezas manuales.

El pincho se envuelve dentro de una bolsa y se ata con una cinta.

Cada pincho con dulces se vende por $1000 de esta cantidad, el estudiante se gana $500. Además de pinchos, los estudiantes venden mantecadas, horneadas en la panadería de FANDIC, chocolates de la fábrica de chocolates de Isidoro Caballero persona con discapacidad.  Los ahorros iniciaron en el mes de julio, entre los dos grupos en la Mesa han vendido 1.433 Pinchos y 996 trozos de mantecada, para un total de 822.000 COP en ahorros.

Los estudiantes les venden a la familia y amigos. Algunos hacen preventa por adelantado. Las ganancias van a una caja y las cuentas se revisan por triplicado. Al final del año, los estudiantes tienen la opción de abrir una cuenta de ahorro en el banco. Pueden retirar el dinero o continuar ahorrando. Algunos de los objetivos de los estudiantes para estos ahorros son: comprar ropa, un telescopio, una cámara y hacer un viaje.

Una madre con su hija de preescolar y una sobrina.

Las madres y los padres se sienten motivados para que sus hijas e hijos participen de este programa, porque reconocen su valor. La niña más joven a la izquierda tiene cinco años. Su madre, al lado derecho le va explicando lo que tiene que hacer, pero es ella la que hace el pincho.  La otra niña es una sobrina, quien resultó ser muy productiva.

¡El emprendimiento y el hábito del ahorro llegaron para quedarse! Trataremos este tema en las siguientes semanas.

Marlene

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *